Un Engaño Llamado "Teología Inclusiva" o "Teología Gay"




El patrón de Dios para el ejercicio de la sexualidad humana es la relación entre un hombre y una mujer en el ambiente del matrimonio. En esta área, la Biblia sólo deja dos opciones para los cristianos: matrimonio heterosexual y monogámico o una vida célibe. A la luz de las Escrituras, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son vistas no como opción o alternativa, sino como abominación, pecado y error, siendo tratada como práctica contraria a la naturaleza. Sin embargo, en este tiempo en que vivimos, crece en la sociedad en general, y en sectores religiosos, una valoración de la homosexualidad como comportamiento no sólo aceptable, sino supuestamente compatible con la vida cristiana. Se han propuesto diferentes enfoques teológicos con en el propósito de permitir que los homosexuales masculinos y femeninos puedan ser aceptados como parte de la Iglesia y para que puedan expresar libremente su homoafectividad en el ambiente cristiano.

Hay muchos pasajes en la Biblia que se refieren a la relación sexual estándar, normal, aceptable y ordenado por Dios, que es el matrimonio monogámico heterosexual. Desde Génesis, pasando por la ley y por la trayectoria del pueblo hebreo, hasta los evangelios y las epístolas del Nuevo Testamento, la tradición bíblica señala que Dios creó al hombre y a la mujer con roles sexuales definidos y complementarios desde el punto de vista moral, psicológico y físico. Así, es evidente que no es posible justificar la relación homosexual a partir de las Escrituras, y mucho menos dar a la Biblia cualquier significado que minimice o neutralice su carácter como acto pecaminoso. En ningún momento, la Palabra de Dios justifica o legitima un estilo de vida homosexual, como los defensores de la llamada "teología inclusiva" han intentado hacer. Sus argumentos tienen poco o ningún sustento exegético, teológico o hermenéutico.

La "teología inclusiva" es un enfoque que afirma que, si Dios es amor, Él aprueba todas las relaciones humanas, sean cuales sean, siempre que exista este sentimiento. Esta línea de pensamiento ha propiciado el surgimiento de iglesias donde homosexuales, en esta condición, son admitidos como miembros y enseñan que el comportamiento gay no es un factor que impida la vida cristiana y la salvación. Así, ya que hay amor genuino entre dos hombres o dos mujeres, esto valida su comportamiento, a la luz de las Escrituras. La falacia de este pensamiento es que la misma Biblia que nos enseña que Dios es amor también dice que es santo y que su voluntad en cuanto a la sexualidad humana es que sea expresada dentro del matrimonio heterosexual, siendo prohibidas las relaciones homosexuales.

En segundo lugar, la "teología inclusiva" defiende que las sanciones encontradas en el Antiguo Testamento, especialmente en el libro de Levítico, se refieren sólo a las relaciones sexuales practicadas en conexión con los cultos idolátricos y paganos, como era el caso de los practicados por las naciones alrededor de Israel. Además de esto, tales prohibiciones se encuentran junto a otras reglas como comer sangre o carne de cerdo, que han quedado desuso y, por lo tanto, sin validez para los cristianos. Argumentan además que la evidencia  de que la prohibición de las prácticas homosexuales eran ceremoniales y culturales es que fueron castigadas con la muerte, cosa que ya no se admite en la era del Nuevo Testamento.

Es cierto que las relaciones homosexuales ocurrían incluso - pero no exclusivamente - en los cultos paganos de los cananeos. Sin embargo, es evidente que la condena de la práctica homosexual trasciende los límites culturales y ceremoniales, pues se repite claramente en el Nuevo Testamento. Ella forma parte de la ley moral de Dios, válida en todas las épocas y para todas las culturas. La muerte de Cristo abolió las leyes ceremoniales, como la prohibición de comer ciertos alimentos, pero no la ley moral, donde encontramos la voluntad eterna del Creador para la sexualidad humana. En cuanto a la lapidación, basta con decir que otros pecados castigados con la muerte en el Antiguo Testamento siguen siendo tratados como pecado en el Nuevo, aunque la condena capital para ellos haya sido abolida - como, por ejemplo, el adulterio y la desobediencia contumaz a los padres.

PECADO Y DESTRUCCIÓN

A los teólogos inclusivos les gusta decir que Jesucristo nunca habló contra la homosexualidad. En cambio, habló bastante contra la hipocresía, el adulterio, la incredulidad, la avaricia y otros pecados tolerados por los cristianos. Este es el tercer punto: se sabe, sin embargo, que la razón por la cual Jesús no habló sobre la homosexualidad es porque que ella no representaba un problema en la sociedad judía de su época, que ya tenía como patrón el comportamiento heterosexual. No podemos decir que no había judíos que eran homosexuales en la época de Jesús, pero es seguro afirmar que no asumían públicamente esta conducta. Por lo tanto, la homosexualidad no era una realidad social en Palestina en la época de Jesús. Sin embargo, cuando la Iglesia entró en contacto con el mundo gentil -sobre todo las culturas griega y romana, donde las prácticas homosexuales eran toleradas, aunque no totalmente aceptadas-, los autores bíblicos, como Pablo, incluyeron las mismas las listas de pecados contra Dios. Para los cristianos, Pablo y otros autores bíblicos escribieron bajo la inspiración del Espíritu Santo enviados por Jesucristo. Por lo tanto, sus palabras son igualmente determinantes para la conducta de la Iglesia en nuestros días

El cuarto punto equivocado del enfoque que intenta hacer del comportamiento gay algo normal y aceptable en el marco del Cristianismo es la suposición de que el pecado de Sodoma y Gomorra no fue la homosexualidad, sino la falta de hospitalidad para con los huéspedes de Lot. La base de los teólogos inclusivos para esta afirmación es que en el original hebreo dice que los hombres de Sodoma querían "conocer" a los huéspedes de Lot (Génesis 19.5) y no abusar de ellos sexualmente, como es traducida en varias versiones, como la Almeida actualizada. Otras versiones como la Nueva Versión Internacional y la nueva traducción en lenguaje actual entienden que conocer allí  es conocer sexualmente y dicen que los conciudadanos de Lot querían "tener relaciones sexuales" con los visitantes, mientras que la SBP es aún más clara: "Queremos dormir con ellos". Usándose  la regla de interpretación simple para analizar las palabras en su contexto, es evidente que el término hebreo para decir que los hombres de Sodoma querían "conocer" a los huéspedes de Lot (Yadah) es el mismo término que Lot usa para decir que sus hijas, la cual ofrece como una alternativa a aquellos hombres, eran vírgenes: "que no habían conocido (yadah) hombre", según el verso 8. Por lo tanto, es evidente que "conocer" en el contexto del pasaje de  Génesis, significa tener relaciones sexuales. Esta es la interpretación de Filon, autor judío del siglo primero, en su obra sobre la vida de Abraham: según él, "los hombres de Sodoma se acostumbraron gradualmente a ser tratados como mujeres.

En cuanto a los pecados cometidos en aquellas ciudades bíblicas, que acabaría acarreando su destrucción, la "teología inclusiva" defiende que el profeta Ezequiel claramente dice que el error de aquella gente fue la soberbia y la falta de amparo al pobre y al necesitado (Ez 16.49). Sin embargo, mucho antes de Ezequiel, el "sodomita" era colocado al lado de la prostituta en la ley de Moisés: el ingreso de ambos, producto de su inmoralidad sexual, no debía ser recibido como ofrenda a Dios, según Deuteronomio 23.18. Además, cuando leemos la declaración del profeta en su contexto, percibimos que la soberbia y la falta de caridad era sólo uno entre los muchos pecados de los sodomitas. Ezequiel menciona las "abominaciones" de los sodomitas, las cuales fueron la causa final de su destrucción: "He aquí que esta fue la iniquidad de Sodoma, tu hermana: soberbia, abundancia de pan y próspera tranquilidad tuvo ella y sus hijas; Pero nunca amparó al pobre y al necesitado. Fueron arrogantes e hicieron abominación delante de mí, y cuando las vi las quité" (Ez 16.49-50). De la misma forma, Pedro, en su segunda epístola, se refiere a las prácticas pecaminosas de los habitantes de Sodoma y Gomorra tratándolas como "practicas libertinas".

Un quinto argumento es que habría algunos casos de amor homosexual en la Biblia, empezando por el rey David, para quien el amor de su amigo Jonatán era excepcional, "sobrepasando al de las mujeres" (II Samuel 1.26). Sin embargo, cualquier lector de la Biblia sabe que el mayor problema personal de David era la falta de dominio propio en cuanto a su atracción por las mujeres. Fue esto que lo llevó a casarse con varias de ellas y, finalmente, a adulterar con Betsabé, la mujer de Urías. Su amor por Jonatán era aquella amistad intensa que puede existir entre dos personas del mismo sexo y sin ninguna connotación erótica. Algunos defensores de la "teología inclusiva" llegan a catalogar la relación entre Jesús y Juan como homoafetiva, pues éste, siendo el discípulo amado del Hijo de Dios, en una ocasión reclinó su cabeza en el pecho del Maestro (Juan 13.25). Resulta que tal actitud, en la cultura oriental, fue una demostración de amistad varonil - sin embargo, acaba siendo interpretada como supuesta evidencia de una relación homoafetiva. Quien piensa así no puede ver una amistad pura y simple entre personas del mismo sexo sin atribuirle una connotación sexual.

"TORPEZA"

Hay un sexto intento de reinterpretar pasajes bíblicos con el objetivo de legitimar la homosexualidad. Los propagandistas de la "teología gay" dicen que, en el texto de Romanos 1.24-27, el apóstol Pablo sólo repetía la prohibición de Levítico referente a la práctica homosexual en la forma de prostitución religiosa, tanto en hombres como en mujeres, y esta prohibición no aplicaba fuera del contexto del culto idolátrico y pagano. Sin embargo, basta con que se lea el pasaje para aclarar lo que Pablo estaba condenando. El apóstol quiso decir exactamente lo que el texto dice: que hombres y mujeres cambiaron el uso natural de sus relaciones íntimas por otro, contrario a la naturaleza, y que se encendieron en sus lascivias hombres con hombres y mujeres con mujeres-, “cometiendo hechos vergonzosos” y "recibiendo el merecido castigo por sus extravíos". Y al referirse al lesbianismo como pecado, Pablo deja claro que no está tratando solamente de la pederastia, como algunos alegan, ya que esta sólo puede suceder entre hombres, pero las relaciones homosexuales se dan tanto entre hombres como entre mujeres.

También se alega que en I Corintios 6: 9, los citados afeminados y sodomitas no son homosexuales, sino personas de débil carácter moral (malakoi, persona "blanda" o "suave") y que practican la inmoralidad en general (arsenokoites, palabra que habría sido inventada por Pablo). Sin embargo, si este es el sentido, ¿qué significan las referencias a impuros y adúlteros, que aparecen en la misma lista? ¿Por qué el apóstol repetiría estos conceptos? En verdad, afeminado se refiere a aquel que toma la posición pasiva en el acto homosexual - este es el sentido que la palabra tiene en la literatura griega de la época, en autores como Homero, Filon y Josefo - y sodomita es la referencia al hombre que desea tener sexo con otro hombre.

Hay todavía una séptima justificación presentada por aquellos que creen que la homosexualidad es compatible con la fe cristiana. Según ellos, muchas iglesias cristianas históricas, hoy, ya aceptan la práctica homosexual como normal -tanto que homosexuales practicantes, hombres y mujeres, han sido aceptados no sólo como miembros sino también como pastores y pastoras. Estas iglesias, igualmente, defienden y aceptan la unión civil y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Es el caso, por ejemplo, de la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos -que nada tiene que ver con la Iglesia Presbiteriana de Brasil-, de la Iglesia Episcopal en Canadá y de iglesias en naciones europeas como Suecia, Noruega y Dinamarca, entre otras confesiones. En la mayoría de los casos, la aceptación de la homosexualidad ha provocado divisiones en estas iglesias, y es importante observar, también, que sólo ocurrió después de un largo proceso de rechazo de la inspiración, infalibilidad y autoridad de la Biblia. Por regla general, estas denominaciones adoptaron el método histórico-crítico, que, por definición, admite que las Sagradas Escrituras están condicionadas culturalmente y que reflejan los errores y los prejuicios de la época de sus autores. De esta forma, la aceptación de la práctica homosexual fue sólo un paso lógico. Otros vendrán todavía. Sin embargo, los cristianos que toman la Biblia como la infalible e inerrante Palabra de Dios no pueden aceptar la práctica homosexual, más que como una de aquellas relaciones sexuales consideradas pecaminosas por el Señor, como el adulterio, la prostitución y la fornicación.

Con todo, es un error pensar que la Biblia ve a  la práctica homosexual como el pecado más grave de todos. En realidad, existe un pecado para el que no hay perdón, pero con certeza no se trata de la práctica homosexual: es la blasfemia contra el Espíritu Santo, que consiste en atribuir a Satanás el poder por el que Jesucristo realizó sus milagros y prodigios aquí en este mundo, mencionado en Marcos 3.22-30. En consecuencia, no es correcto usar la Biblia como base para tratar a los homosexuales como los peores pecadores de entre todos, que estarían lejos de la posibilidad de salvación y que, por lo tanto, serían merecedores de odio y desprecio. Es lamentable y triste que esto haya ocurrido en el pasado y se esté repitiendo en el presente. El mensaje de la Biblia es éste: "Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios", según Romanos 3.23. Todos necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados y someternos a Jesucristo, el Salvador, por la fe, para recibir el perdón y la vida eterna.

Recordemos además que los autores bíblicos siempre trataron la práctica homosexual junto con otros pecados. El 20º capítulo de Levítico prohíbe no solamente las relaciones entre personas del mismo sexo, sino también el adulterio, el incesto y la bestialidad. Los sodomitas y afeminados aparecen junto a los adúlteros, impuros, ladrones, avaros y maldicientes, cuando el apóstol Pablo menciona a aquellos que no heredarán el Reino de Dios (1 Corintios 6.9-10). Sin embargo, al igual que en las iglesias cristianas adúlteras y prostitutas que se habían arrepentido y cambiado de vida, mediante la fe en Jesucristo, también habían afeminados y sodomitas en la lista de aquellos que fueron perdonados y transformados.

COMPAÑÍA

Es fundamental, aquí, hacer una distinción importante. Lo que la Biblia condena es la práctica homosexual, y no si es tentado a esta práctica. No es pecado ser tentado a la homosexualidad, de la misma manera que no es pecado ser tentado al adulterio o al robo, siempre que se resista. Las personas que sienten atracción por otras del mismo sexo deben recordar que tal deseo es resultado del desorden moral que entró en la humanidad con la caída de Adán y que, en Cristo Jesús, el segundo Adán, pueden recibir gracia y poder para resistir y vencer, siendo justificados delante Dios.

Existen varias causas comunes identificadas con la atracción de personas del mismo sexo, como el abuso sexual sufrido en la infancia. Muchos Gays provienen de familias disfuncionales o tuvieron experiencias negativas con personas del sexo opuesto. Hay quienes, también, actúan deliberadamente por promiscuidad y deseo hacia los demás. Otro factor a tener en cuenta son las tendencias genéticas a la homosexualidad, cuya existencia no está comprobada hasta ahora y ha sido objeto de intensa polémica. Sin embargo, desde el punto de vista bíblico, la homosexualidad es el resultado del abandono de la gloria de Dios, de la idolatría y de la incredulidad por parte de la raza humana, conforme a Romanos 1.18-32. Por lo tanto, no es posible para quien cree en la Biblia justificar las prácticas homosexuales bajo excusa de compulsión incontrolable e inevitable, aunque los que sufren con ese tipo de impulso deben ser objeto de compasión y ayuda por parte de la Iglesia cristiana.

Es necesario también repudiar toda manifestación de odio contra homosexuales, de la misma manera que lo hacemos en relación a cualquier persona. Esto sin embargo, no debe impedirnos declarar con sinceridad y respeto nuestra convicción bíblica de que la práctica homosexual es pecaminosa y que no podemos concordar con ella, ni con las leyes que la legitiman. Ante la existencia de mecanismos legales que permiten que una persona deje o transfiera sus bienes a quienes él quiera, aún en vida, no hay necesidad de leyes que legitimen  la unión civil de personas del mismo sexo - basta la simple manifestación de voluntad, registrada ante notario civil, en forma de testamento o acuerdo entre las partes involucradas. El reconocimiento de los derechos de la unión homoafetiva valida la práctica homosexual y abre la puerta para el reconocimiento de un nuevo concepto de familia. En Brasil, el reconocimiento de la unión civil entre personas del mismo sexo para fines de herencia y otros beneficios se produjo contrario a lo que dice la Constitución: "Para efecto de la protección del Estado, se reconoce la unión estable entre el hombre y la mujer como entidad familiar, debiendo la ley facilitar su conversión en matrimonio"(Art. 226, § 3º).

Los cristianos que aceptan la Biblia como la palabra de Dios no pueden estar a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que sería validar aquello que las Escrituras, claramente, tratan como pecado. El matrimonio está en el ámbito de la autoridad del Estado y los cristianos son orientados por la Palabra de Dios a someterse a las autoridades constituidas; sin embargo, la misma Biblia nos enseña que nuestra conciencia está sujeta, en última instancia, a la ley de Dios y no a las leyes humanas - "Es necesario obedecer a Dios antes que los hombres" (Hechos 5.29). Si el Estado legitima lo que Dios considera ilegítimo, y obliga a los cristianos a ir en contra de su conciencia, ellos deben estar dispuestos a vivir, de manera respetuosa y pacífica en oposición sincera y honesta, cualquiera que sea el precio a ser pagado.

[Artículo publicado en la revista Cristianismo Hoy]

Fuente: http://tempora-mores.blogspot.mx/2013/06/um-engano-chamado-teologia-inclusiva-ou.html

Traducción: AI: Lenin MDS
[Julio 25 de 2017]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------