La Obra Literaria de Juan Calvino



Por: Dr. Alderi Souza de Matos

Uno de los mayores legados de Juan Calvino al movimiento Reformado y al mundo fue su extraordinaria producción literaria. Las obras del reformador de Ginebra impresionan no sólo por su volumen, sino por su calidad y erudición, especialmente en los campos de la Teología y de la Interpretación Bíblica. La totalidad de los escritos de Calvino llenan nada menos que 59 gruesos volúmenes de la colección conocida como Corpus Reformatorum. Los frutos de esta reflexión se encuentran divididos en seis categorías.
 
(A) La Institución: Calvino produjo en total ocho ediciones de su obra magna en latín y cinco traducciones al francés. La 1ª edición (1536) tenía sólo seis capítulos y la última (1559) totalizó ochenta. Esta edición equivale en tamaño al Antiguo Testamento sumado a los evangelios sinópticos y sigue el patrón general del Credo de los Apóstoles, teniendo como objetivo ser una guía para el estudio de las Escrituras. Se compone de cuatro libros: I. El conocimiento de Dios, el Creador; II - El Conocimiento de Dios, el Redentor; III - La manera en que recibimos la gracia de Cristo; IV. Los medios externos por los cuales Dios nos invita a la comunión con Cristo.

Calvino y la Educación


Por Rev. Augustus Nicodemus Lopes

En 1536, Calvino presentó un plan al consejo municipal de Ginebra que incluía una escuela para todos los niños, en la que los niños pobres tendrían enseñanza gratuita. Era la primera escuela primaria obligatoria de Europa. En una de ellas las niñas eran incluidas junto con los niños7.

Calvino tenía una meta muy clara en cuanto a la educación. Deseaba que los alumnos de las escuelas de Ginebra fueran futuros ciudadanos bien preparados “en el lenguaje y en las humanidades”, además de recibir formación cristiana y bíblica.

El énfasis del currículo que él ayudó a elaborar recaía sobre las artes y las ciencias, además, obviamente, del énfasis en las Escrituras. Conforme declara Moore: “El principal propósito de la universidad [de Ginebra] era eminentemente práctico: Preparar a los jóvenes para el ministerio o para el servicio del gobierno”8.

Una Breve Introducción al Estudio del Pacto



En esta entrada quiero compartir con ustedes dos artículos sobre el tema del Pacto de Obras o Pacto de la Creación como bien le llama el autor Mauro F. Meister. El Dr. Mauro es ministro presbiteriano, maestro en Teología Exegética del Antiguo Testamento por el Covenant Theological Seminary, en los Estados Unidos, y doctor en Lenguas Semíticas (hebreo) por la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica. Es coordinador del Departamento de Teología Sistemática y profesor en la escuela del Centro Presbiteriano de Postgrado Andrew Jumper y en el Seminario Presbiteriano Rev. José Manoel da Conceição, en São Paulo.

 

Parte 1:
 
Descarga el archivo

Parte 2:


Descarga el archivo



Atte. AI. Lenin MDS



Un Engaño Llamado "Teología Inclusiva" o "Teología Gay"




El patrón de Dios para el ejercicio de la sexualidad humana es la relación entre un hombre y una mujer en el ambiente del matrimonio. En esta área, la Biblia sólo deja dos opciones para los cristianos: matrimonio heterosexual y monogámico o una vida célibe. A la luz de las Escrituras, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son vistas no como opción o alternativa, sino como abominación, pecado y error, siendo tratada como práctica contraria a la naturaleza. Sin embargo, en este tiempo en que vivimos, crece en la sociedad en general, y en sectores religiosos, una valoración de la homosexualidad como comportamiento no sólo aceptable, sino supuestamente compatible con la vida cristiana. Se han propuesto diferentes enfoques teológicos con en el propósito de permitir que los homosexuales masculinos y femeninos puedan ser aceptados como parte de la Iglesia y para que puedan expresar libremente su homoafectividad en el ambiente cristiano.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------