LA PALABRA TRINIDAD

-->
R. C. Sproul.
Tomado del Libro: El Misterio del Espíritu Santo.

PARA AUQELLOS QUE DICEN QUE NO ES UNA PALABRA BÍBLICA Y REPRESENTA LA INVASIÓN DE UNA FILOSOFÍA FORÁNEA EN LA REVELACIÓN BÍBLICA.

Juan Calvino era particularmente sensible frente a esta crítica. Respondiendo a quienes deseaban restringir y confinar el lenguaje teológico a palabras extraídas de la Escritura, Calvino escribió:

Si ellos llaman palabra extraña a la que sílaba por sílaba y letra por letra no se encuentra en la Escritura, ciertamente nos ponen en gran aprieto, pues con ello condenan todas las predicaciones e interpretaciones que no están tomadas de la Escritura de una manera plenamente textual. (Institución I/XIII/3)

Lo que Calvino y otros teólogos han sostenido es que el punto en cuestión no es si una palabra particular ha sido tomada de la Escritura, sino si el concepto es bíblico. Podemos usar palabras no bíblicas en nuestras expresiones teológicas siempre que comuniquen conceptos bíblicos. 

Calvino estaba agudamente consciente de las fortalezas y debilidades de todo lenguaje humano. Escribió:

Cuanto de Él pensamos, en cuanto procede de nosotros mismos, no es más que locura, y todo cuanto hablamos, vanidad. Con todo, algún medio hemos de tener, tomando de la Escritura alguna regla a la cual se conformen todos nuestros pensamientos y palabras. (I/XIII/3)

La prueba de nuestros conceptos debe ser ésta: ¿Se derivan válidamente de la Escritura?

El cristianismo ortodoxo afirma la incomprensibilidad de Dios. Con esto no pretendo decir que no podamos saber nada acerca de Dios. Lo que Dios revela sobre sí mismo es comprensible hasta un nivel adecuado. Sin embargo, hay una debilidad que es parte integral de nuestra capacidad para captar las cosas de Dios. Ningún hombre puede comprenderlo enteramente. Nuestro conocimiento de Él está lejos de ser exhaustivo. Aun la revelación de sí mismo que recibimos a través de la Escritura es una especie de acomodación divina a nuestras debilidades. Dios nos habla en nuestro lenguaje humano. Nuevamente, Calvino comenta el frecuente uso de formas humanas al que recurre la Biblia para describir a Dios. 

Pues, ¿qué hombre con un poco de entendimiento no comprende que Dios, por así decirlo, balbucea al hablar con nosotros, como las nodrizas con sus niños para igualarse a ellos? Por lo tanto, tales maneras de hablar no manifiestan en absoluto cómo es Dios en sí, sino que se acomodan a nuestra rudeza, para darnos algún conocimiento de Él; y esto la Escritura no puede hacerlo sin ponerse a nuestro nivel y, por lo tanto, muy por debajo de la majestad de Dios. (I/XIII/1)

Hay razones obligatorias por las cuales la iglesia usa un lenguaje extrabíblico para formular conceptos bíblicos. Por un lado, la iglesia se ve forzada a hacerlo así porque los herejes tuercen y distorsionan las palabras bíblicas con el fin de hacerlas significar algo distinto a lo que la Biblia tuvo en su propósito. La estratagema de los herejes ha sido siempre tratar de formular sus doctrinas en lenguaje bíblico. Pablo advierte a los efesios con respecto a esto mismo:

Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. (Efesios 5:6)

Las “palabras vanas” con respecto a las cuales escribe Pablo son palabras que han sido despojadas de su significado, vaciadas de su contenido verdadero. Durante siglos, la iglesia ha tenido que luchar contra semejante mal uso y abuso del lenguaje.
El propósito del lenguaje teológico técnico es alcanzar una precisión de significado así como también salvaguardar a la grey de las astutas y sutiles distorsiones doctrinales. Se ha dicho que es imposible para cualquiera escribir un credo o confesión de fe lo suficientemente hermético como para impedir que los inescrupulosos puedan redefinir los términos con el fin de hacer lo que se les antoje.

Una táctica favorita de los herejes es entrar en la consideración de sutilezas teológicas a partir de las palabras. En cuanto a este problema referido a la confesión de la iglesia sobre la Trinidad, Calvino escribe:

Tal novedad de palabras si así se puede llamar hay que usarla principalmente cuando conviene mantener la verdad contra aquellos que la calumnian y que, tergiversándola, vuelven lo de dentro afuera, lo cual al presente vemos más de lo que quisiéramos, resultándonos difícil convencer a los enemigos de la verdad, porque con su sabiduría carnal se deslizan como sierpes de las manos, si no son apretados fuertemente. De esta manera los Padres antiguos, preocupados por los ataques de las falsas doctrinas, se vieron obligados a explicar con gran sencillez y familiaridad lo que sentían, a fin de no dejar resquicio alguno por donde los impíos pudieran escapar, a los cuales cualquier oscuridad de palabras les sirve de escondrijo donde ocultar sus errores. (I/XIII/4) 

Aquí llegamos al corazón del asunto en lo histórico. Fue la crisis arriana del siglo cuarto lo que demostró tan claramente la necesidad de formular con precisión la doctrina de la Trinidad. La principal “serpiente escurridiza” de la controversia fue un sacerdote llamado Arrio. Arrio confesaba que Cristo era “Dios” y el “Hijo de Dios”. Sin embargo, bajo un escrutinio minucioso se observó que Arrio había redefinido la palabra Dios en forma tal que llegó a ser un término prácticamente vacío. La palabra Dios en el vocabulario de Arrio era ambigua. Arrio insistía en que, pese a que Jesús era “Dios” gracias a un proceso de adopción divina, era, no obstante, un ser creado (Si Dios deja de significar Deidad eterna, entonces Dios pasa a ser una palabra vacía). Una profesión de fe compuesta por Arrio afirmaba esto claramente: 

Reconocemos un solo Dios, quien es el único no engendrado, el único eterno, y el único sin principio.2 

La profesión continúa esto con una larga lista de “únicos”, todos los cuales enfatizan el enfoque de Arrio en cuanto a que el Hijo, o Verbo, está subordinado al Padre, el cual solo es el Dios único. Dios deseaba crear el mundo, y engendró al Hijo con este propósito. El Hijo es verdaderamente exaltado, pero aún es, como los seguidores de Arrio jamás se cansaron de señalar, una ktisis, una criatura. Sin embargo, dado que Arrio continuaba afirmando que “el Hijo es Dios”, los creyentes serios fueron confundidos. De manera que los ortodoxos buscaron un término preciso que indicara sin ambigüedad que el Hijo era divino y por lo tanto coeterno con el Padre y de la misma sustancia que el Padre
El término teológico con el cual Arrio se atragantó fue una expresión extraída del lenguaje de la filosofía griega. Se trataba del término homoousios. Nunca un solo término teológico ha engendrado tanta controversia como homoousios (La actual controversia con respecto a la palabra inerrancia en relación con la Biblia podría demostrar ser tan dramática como las primeras batallas en torno a homoousios).

El término homoousios significa “misma sustancia” o “misma esencia”. Arrio estaba dispuesto a decir que Jesús era Dios. Sin embargo, no estaba dispuesto a decir que Jesús era de la misma esencia (homo significa “misma”, ousios significa “sustancia”) que el Padre.  El término homoousios fue la horquilla teológica mediante la cual se clavó al suelo el escurridizo cuello de Arrio.

No obstante, Arrio estaba dispuesto a usar el término homoiousios en lugar de homoousios. Nótese la i que va detrás de homo. En este punto, la controversia empieza a dirigirse no solamente a una palabra, sino a una sola letra. La sutil pero crucial diferencia entre el término griego homoi y homo es la diferencia que hay entre las palabras semejante (o similar) e igual. Homoiousios significa “esencia semejante o similar”, mientras homoousios significa “misma esencia”.

Arrio apeló a un veredicto anterior de la historia de la iglesia en que Sabelio, otro hereje, fue condenado por usar el término homoousios. Sabelio y sus seguidores habían sido condenados por decir que Jesús era de la misma esencia (homoousios) que el Padre, de modo que la iglesia había insistido en el término homoiousios.

La trama se complica. Todo este debate puede llegar a ser muy desconcertante cuando vemos que la iglesia dio una media vuelta con respecto a los términos que permitía y los que condenaba. 
La razón por la cual Sabelio había sido condenado por usar homoousios era que él quería decir algo completamente diferente a lo que la iglesia del siglo cuarto pretendía decir a través de ello. La enseñanza de Sabelio estaba cargada de conceptos gnósticos. El gnosticismo fue una de las herejías más tempranamente surgidas y a la vez una de las más virulentas que la iglesia cristiana primitiva se vio forzada a combatir. Una de sus doctrinas principales consistía en un enfoque modalista de Dios.

En el modalismo gnóstico, el universo no era visto como una creación hecha por Dios al exterior de sí mismo. En lugar de eso, la creación y todas las cosas que hay en ella eran vistas como una especie de extensión del propio ser de Dios. Toda la realidad creada sería una especie de emanación que fluye del centro del ser de Dios. Mientras más lejos del centro fluyen las emanaciones, menos perfecta llega a ser la realidad. El espíritu y la mente están más cerca del centro, la materia viviente está más lejos, y la materia inerte (cosas inorgánicas tales como los minerales) es la más lejana al centro. Sin embargo, todo lo que es viene a ser un modo del ser de Dios y participa de su esencia. 

Sabelio decía que el Hijo era homoousios con Dios pero no era Dios. Se trataba de una emanación muy cercana proveniente de Dios, pero aun así distante del centro de la esencia Divina. Su analogía era esta: Jesús era al Padre lo que los rayos del sol son al sol. Los rayos del sol son de la misma esencia que el sol. Son irradiados por el sol, pero no son el sol mismo. 
El concepto de homoousios que sostenía Sabelio fue, de esta manera, condenado, y la iglesia usó el término homoiousios en su lugar. La razón tras la elección de esta palabra es clara. Sabelio usó homoousios para enseñar una disimilitud entre Dios y Jesús. Por lo tanto, la iglesia escogió el término homoiousios (“esencia semejante”) para declarar su fe en la similitud entre Dios y Jesús. 

Arrio invirtió la situación. Usó el término homoi-ousios para enfatizar la disimilitud entre Jesús y Dios. Quiso decir que, aunque Jesús era verdaderamente como Dios, no era coesencial con Dios. La iglesia del siglo cuarto respondió a Arrio con un resonante “¡No!” El cambio de términos indicaba que la iglesia estaba insistiendo en que Jesús no es meramente como Dios, sino que Él es Dios. Él es homoousios (de la misma esencia, coesencial) con Dios, aunque no en el sentido gnóstico.

La controversia arriana no fue una tormenta en un vaso de agua ni un juego teológico de boxeo contra una sombra. Lo que estaba en juego aquí era la confesión de la iglesia en cuanto a la deidad total de Jesús y del Espíritu Santo. Se requirió una enorme crisis para provocar a la iglesia a cambiar su preferencia de lenguaje teológico. La herejía sabeliana había menguado, y la nueva amenaza del arrianismo fue juzgada tan severamente que justificó el uso del reconocidamente peligroso término homoousios para combatirla.
Aunque la iglesia cambió su elección de términos para expresar la deidad de Cristo y del Espíritu Santo, el concepto de la iglesia no cambió. Tanto en la controversia sabeliana como en la arriana, la iglesia estaba usando todas las herramientas lingüísticas a su disposición para asegurar una adherencia al concepto bíblico de la Trinidad. Lejos de buscar circundar o ir más allá de la Escritura, la iglesia estaba buscando proteger el concepto bíblico frente a quienes podrían socavarlo mediante el uso de ambigüedades ingeniosas.

El fruto de la controversia arriana fue el Credo Niceno, que afirmó la coesencialidad de la Divinidad y dijo que Jesús era “engendrado, no hecho” para desconocer cualquier insinuación de criatureidad en la Segunda Persona de la Divinidad. 

El himno de la iglesia conocido como Gloria Patri fue también un fruto de la controversia. El Gloria Patri funcionó como un “canto de guerra” trinitario. Los arrianos hicieron circular cantos despectivos y obscenos como parte de su propaganda contra los trinitarios. En respuesta, los trinitarios cantaron, en un solo espíritu, estas palabras:

Gloria sea al Padre,
Y al Hijo,
Y al Espíritu Santo.
Como era en el principio,
Es ahora y será siempre,
Por los siglos de los siglos.
Amén.

Aquí, la Trinidad es confesada en el canto mediante la adscripción de un atributo divino la gloria a cada una de las tres personas de la Divinidad. Al mismo tiempo, se confiesa la eternidad de cada una de las tres personas de la Trinidad. 

Vemos entonces que el término Trinidad no surgió porque la iglesia estuviera entregándose a la especulación filosófica vana o estuviera jugando innecesariamente con conceptos griegos. Como insistió Calvino, la iglesia estuvo forzada a emplear dicha terminología por causa de los herejes que estaban corrompiendo la revelación bíblica concerniente a la Divinidad. 

Hoy arde furiosamente el mismo tipo de controversia con respecto a la naturaleza de la propia Escritura. Aquellos que niegan la inspiración total y el carácter revelatorio de la Biblia no vacilarán en referirse a ésta como “la Palabra de Dios” o incluso como “infalible”, sin embargo, se atragantarán con el término teológico inerrancia. Si en verdad la Biblia es la Palabra de Dios, infalible e inspirada, ¿por qué alguien debería retroceder ante la palabra inerrante? ¿Puede algo que es errante ser la Palabra de Dios? ¿Es que Dios inspira error? ¿Puede realmente fallar algo que es infalible?

J. I. Packer, un abierto defensor de la inerrancia, dice que la palabra inerrancia es un Shibolet. Así como la difícilmente pronunciable palabra Shibolet actuaba como una contraseña para distinguir entre los verdaderos israelitas y los espías (ver Jueces 12:6), el término inerrancia funciona de modo similar. Cuando se sugiere la palabra para afirmar la total veracidad de la Escritura, los perros comienzan a ladrar. Sin duda, la palabra inerrancia, así como la palabra Trinidad, es susceptible ante las distorsiones y los malentendidos. No obstante, funciona bien como una salvaguarda frente a quienes no tienen escrúpulos contra el uso de palabras vanas. 


bY LeMS

5 comentarios:

  1. BREVE CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la necesidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Lo cual nos exige criticar el profetismo judío o revelación para indagar la verdad que hay en los textos bíblicos. Enmarcado la crítica al profetismo judío en el fenómeno espiritual de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizadas por los filósofos griegos y sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo “que es” o “no es” del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir objetivamente __la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener una descendencia numerosísima y llegar a ser un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego de las cosas materiales que orienta a los místicos; es por ello, que la respuestas del dios de Abraham son alucinaciones contestatarias de los deseos del patriarca, y no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés, es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de todas, que es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales, la salvación o perdición eterna a causa del bien o mal de nuestras obras en el juicio final de nuestra vida terrenal, abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Horeb, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones por voluntad divina a fin de santificar sus ancestros, su pueblo, su territorio, Jerusalén, el templo y la Torah; descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”, la cual coincide con la descrita por los místicos iluminados. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio causales del despojo, exterminio y sometimiento de las doce tribus cananeas, y del actual genocidio del pueblo palestino, hacen evidente la ideología racista, criminal y genocida serial que sigue el pueblo judío desde tiempos bíblicos hasta hoy en día, conducta opuesta a la doctrina de la no violencia enseñada por Cristo __ Discernimiento que nos aporta las suficientes pruebas objetivas de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica, es un semillero del mal OPUESTO A LAS ENSEÑANZAS DE CRISTO, ya que en lugar de sanar y prevenir las enfermedades del alma para desarrollarnos espiritualmente, enerva a sus seguidores provocándoles: alucinaciones, cretinismo, delirios, histeria y paranoia; propiciando la bibliolatría, el fanatismo, la intolerancia, el puritanismo hipócrita, el sectarismo, e impidiendo su desarrollo espiritual. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar
  2. Rodolfo: podrias resumir tu argumento, ser especifico, pasar de argumentos generales a argumentos solidos que demuestren lo dicho por usted.

    saludos

    gracias por visitar este sitio

    soli deo gloria

    ResponderEliminar
  3. por cierto:

    Segun su perspectiva que es el humanismo secular cristiano.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, me gustaria saber más sobre el tema

    ResponderEliminar
  5. Mas que todo expresa un pensamiento humanista y desproporcionado.

    ResponderEliminar

Comentar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------