Los Cinco Puntos del Calvinismo V

LA PERSEVERANCIA SEGURA

(A VECES LLAMADO "LA PERSEVERANCIA DE LOS SANTOS," O "LA PRESERVACION DE LOS SANTOS.")

Este punto tambíen es una deducción lógica de los cuatro primeros puntos. Sin embargo, anotaremos algunos pasajes que enfatizan el hecho de que Dios va a continuar la obra que comenzó en los elegidos. ¡La salvación no se pierde! Debemos observar que este punto no sería válido si los primeros cuatro no fueran la verdad. Es decir, este "broche de oro" de los cinco puntos depende de la elección y gracia irresistible de Dios. Nuestra seguridad de la vida eterna se basa en el hecho de que es el Soberano Dios quien nos salva.
Juan 5:24 "De cierto, de cierto, os digo: El que oye mi palabra , y cree al que me envió, tiene vida eterna: y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a la vida."
Juan 6:37 (Ver arriba.) Juan 10:27-30 "Y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre." (28b, 29)
Romanos 5:8-10 (Ver, punto III)
Romanos 8:29,30 (Ver arriba.)
Romanos 8:31-39 "¿Quién nos separará del amor de Cristo?" (35) "...Estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos separará del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor Nuestro." (38,39)
Filipenses 1:6 "Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo."

RESUMEN

La salvación no se pierde. Ya que depende de la voluntad de Dios, Él no permitirá que sus elegidos pierdan la fe.

EL PUNTO ARMINIANO

Hay pasajes que parecen decir que un creyente puede perder su salvación.

Hebreos 6:4-6 "Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo...y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio."
1 Corintios 10:12 "Así que el que piensa estar firme, mire que no caiga." Gálatas 5:1-4 "De la gracia habeís caído." (4b)

RESPUESTA

En primer lugar, los que "pierden la fe" nunca fueron realmente convertidos. Posiblemente fueron "iluminados" y recibieron algunos beneficios del Espíritu Santo, especialmente en la comunión con los creyentes y los otros medios de la gracia que se encuentran en la Iglesia. Posiblemente profesaron creer y parecían convertidos. Sin embargo nunca nacieron de nuevo. Sólo Dios conoce los corazones. Esto explica Hebreos 6.
En segundo lugar, el hecho de que la salvación no se pierde no significa que el creyente pueda simplemente ser pasivo y descansar en la seguridad de su salvación. El debe perseverar. Esto explica los pasajes que advierten a no caer.

Filipenses 2:12b-13 "...Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce el querer como el hacer por su buena voluntad."

Es decir, que no confiémos en nosotros mismos, o en alguna decisión que hemos tomado, sino que sigamos confiando en la gracia de Dios. Hechos 13:43 "...Les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios." El hecho de que alguien no se preocupa por cumplir la voluntad de Dios y seguir el camino de la santificación es una señal de que nunca fue convertido.

CONCLUSIÓN


No pretendemos aclarar todas las dudas, ni analizar con profundidad todos los pasajes con respecto a este tema. Sin embargo, creemos que los cinco puntos del calvinismo dan la mejor respuesta a las preguntas teológicas porque ofrecen la explicación más consecuente con los pasajes bíblicos. Tratan de tomar en cuenta "todo el consejo de Dios," buscando un acuerdo entre los pasajes. Donde deja algunas dificultades de interpretación, la posición arminiana crea más problemas todavía.


Además, los cinco puntos son lógicamente unidos, como un sólo paquete doctrinal. Dan un resumen del evangelio, enfatizando el pecado del hombre y el amor soberano de Dios. Todos los hombres están muertos en pecado. Dios decide salvar a algunos de ellos, sin mérito ninguno de parte de ellos. Para salvarlos, envía a Jesucristo, su Hijo, a morir por ellos. (Aunque Su muerte trae beneficios para todos, da vida eterna a solamente los elegidos.) A estos los llama y transforma su corazón para que puedan creer. A cada uno de ellos, los lleva hasta el final del camino, sin dejarlos caer.


Por falta de espacio, hemos citado muchos versículos bíblicos, sin explicar su contexto. Sin embargo, creemos haberlos citado fielmente. Para convencerse más, uno podría estudiarlos con más profundidad. La carta a los Romanos es el tratado más completo de estas doctrinas, especialmente capítulos 1-9. Capítulos 1-3 muestran el pecado del hombre (y 7 también); 3-5 la justificación; 6-8 la santificación; 8 enfatiza la seguridad de la salvación; y capítulo 9 la elección.

************************************************************

Dos pasajes claves que incluyen los cinco puntos, y que son dignos de memorizar son:

Romanos 3:10,11. "Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios."

(INCAPACIDAD TOTAL)


Romanos 8:28-30 "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su voluntad son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos."

(ELECCIÓN INCONDICIONAL)


" Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, también justificó;"


(EXPIACIÓN LIMITADA) (La justificación implica que Cristo murió por sus pecados.) (GRACIA IRRESISTIBLE) (Son llamados y justificados, lo cual indica que Dios les da la fe.) " y a los que justificó, a éstos también glorificó."

(PERSEVERANCIA SEGURA)


************************************************************


NOTA 1


En el proceso de la conversión hay una relación misteriosa entre la soberanía de Dios y la voluntad del hombre. Todo depende de Dios, pero el hombre, desde su perspectiva, participa en cada decisión.


1. Aunque el hombre está totalmente incapacitado, en el momento en que Dios obra en su corazón para darle fe, él mismo toma la decisión de entregar su vida al Señor. (Si lo pensamos bien, él no decide creer, sino se da cuenta de que ya cree y decide recibir el perdón y someterse al Señor.)


2. Dios elige a los que serán salvos, desde antes de la fundación del mundo. Sin embargo, el hombre no sabe si ha sido elegido o no. Simplemente cree en Jesús, y después se da cuenta de que había sido elegido.


3. Jesús dio su vida para salvar a los elegidos, pero no sabemos cuáles son. Por lo tanto, ofrecemos el evangelio a todos libremente, sabiendo que cualquier que lo desee pueda ser salvo.


4. La gracia es irresistible, pero los no elegidos van a rechazar el llamado externo del evangelio. Ya que no sabemos cuáles son, seguimos orando y tratando de persuadir a todos a creer en Jesucristo.


5. Los elegidos no perderán la salvación. Sin embargo, debemos perseverar, y animar a los demás hermanos a que perseveren, en la gracia. Nuestra santificación depende de Dios, pero nuestra voluntad también participa.


Es como cualquier decisión que tomamos. Aunque sabemos que Dios controla todo, no somos pasivos. Por ejemplo, yo puedo decidir dejar caer a un lápiz. Antes de dejarlo caer, no puedo quedar paralizado, analizando si Dios tiene predestinado que caiga o no. Simplemente tomo la decisión y lo dejo caer. En el momento de la decisión, no influye en mi decisión el hecho de que Dios controla todo y tiene todo planificado. Solamente después del hecho, yo sé que Dios lo tenía planificado. ¡He aquí el misterio!


Deuteronomio 29:29 "Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotrosy para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley."


Tenemos que vivir de acuerdo con lo que Dios nos ha revelado, no de acuerdo con Su plan secreto.


NOTA 2


La pregunta que posiblemente quede sin respuesta satisfactoria es: ¿Por qué Dios no salva a todos?


En primer lugar, debemos reconocer que esta pregunta es difícil para todos. Ni los arminianos tienen una respuesta. Ellos pueden decir que no es culpa de Dios, sino del hombre, porque él tiene la última palabra en su salvación. Sin embargo, eso no ayuda mucho, porque quedamos con la pregunta todavía: ¿Por qué Dios no hace algo para que todos crean? Con su respuesta tenemos dos problemas, en vez de uno:


1) Dios no salva a todos.


2) Dios es débil.


En segundo lugar, hay unas respuestas que por lo menos ayudan a aceptar el hecho de que Dios no salva a todos:


1. Nadie merece la salvación. El que hace la pregunta puede estar suponiendo que Dios le debe la salvación al hombre. Pero eso no es la verdad. Dios no debe nada a nadie. Todos somos pecadores y merecemos la condenación. Si Dios salva a algunos, no es injusto por no salvar a todos.


2. La Biblia culpa al hombre por la caída y por el pecado. Dios no es el "autor" del pecado. Dios lo hizo libre (tenía libre albedrío hasta la caída) para amarlo y obedecerle de su propia voluntad, no obligado como un robot. Ya que no era robot, tenía la capacidad de decidir no obedecer, y de allí viene la maldad.


3. El hecho de que no todos se salvan hace resaltar la misericordia de Dios hacia los elegidos. No tenía que salvar a nadie, pero lo hizo.


Romanos 9:22-23 "Y si Dios queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria."


4. Sabemos que Dios hace todo para Su propia gloria. Por lo tanto, de alguna forma, Su plan de salvación, tal como se realiza, le da gloria. En tercer lugar, hay cosas que tenemos que aceptar, sin comprenderlas totalmente, porque la Biblia las enseña. Creemos en la trinidad sin comprenderla lógicamente. Creemos que el universo es infinito, que Dios no tuvo comienzo. Al final, tenemos que ponernos en nuestro lugar, como criaturas.


Romanos 9:20,21. "Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? Isaías 55:8 "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová."


Romanos 11:33-36 "¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de El, y por El, y para El, son todas las cosas. ¡A El sea la gloria por los siglos! ¡Amen!


BIBLIOGRAFIA

Bangs, Carl. Arminius; A Study in the Dutch Reformation. Nashville: Abingdon Press, 1971. (El autor es arminiano; escribe para defender a Arminio.)
Berkhof, Luis. Sumario de Doctrina Cristiana. Grand Rapids: T.E.L.L., 1966. Berkhof, Luis. Teología Sistemática. Grand Rapids: T.E.L.L., 1976.
Calvino, Juan. Las Instituciones. Calvino, Juan. Breve Instrucción Cristiana. Paises Bajos: Fundación Editorial de Literatura Reformada,1966.
Catecismo Menor de Westminster.
Confesión de Fe de Westminster.
Lango Umalla, Ezequiel. Catecismo Menor Explicado. México, D.F.: El Faro, 1984.
Packer, J. I. Hacia el Conocimiento de Dios.
Pink, A. W. La Soberanía de Dios. Edinburgh, Gran Bretaña: El Estandarte de la Verdad, 1978.
Steele, David, y Thomas, Curtis. The Five Points of Calvinism; Defined, Defended, Documented. Philadelphia, Pennsylvania: Presbyterian and Reformed Publishing Company, 1975.
Warfield, Benjamin. El Plan de la Salvación. Grand Rapids, Michigan: T.E.L.L.

fuente: Richard B. Ramsay
Abril, 1990.

By LeMS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------