EL DESCENSO A LOS INFIERNOS III



Esta es la última entrada sobre el tema: El descenso a los infiernos.

Quiero terminarlo presentando la posición de las Confesiones y Catecismos Reformados, por ultimo comparto con ustedes un par de vínculos que llevan a unos archivos PDF, el primero tiene que ver con el proceso y creación gradual del credo de los apóstoles y el segundo es un extracto de un estudio del credo.

Iniciemos con la Confesión de Fe de Westminster.

En el capítulo 8 dice:

VIII.4 El Señor Jesús emprendió este oficio de muy buena voluntad,  y a fin de que lo desempeñase nació bajo la ley, y la cumplió perfectamente; padeció inmediatamente los más crueles tormentos en su alma  y los más dolorosos sufrimientos en su cuerpo; fue crucificado y murió, fue sepultado y permaneció bajo el poder de la muerte pero no vio corrupción. Al tercer día resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo en el que sufrió, con el cual también ascendió al cielo y allí está sentado a la diestra de su Padre, intercediendo;  y al fin del mundo retornará para juzgar a los hombres y a los ángeles.

Como podemos observar  la confesión de Fe no menciona el descenso a los infiernos, el Teólogo Reformado Archivald A. Hodge en su comentario sobre la confesión de Fe dice:

En ser sepultado y haber permanecido bajo el dominio de la muerte por algún tiempo. En el Credo llamado comúnmente de los Apóstoles y adoptado por todas las iglesias, esta última parte de la humillación de Cristo, se expresa por la frase "descendió a los infiernos". (Hades, el mundo invisible). Esto es lo que nuestra Confesión quiere significar cuando dice que mientras el cuerpo de Cristo permaneció en el sepulcro, su alma estuvo separada temporalmente en el mundo invisible de los espíritus.

De igual manera tanto el catecismo mayor como el menor de Westminster lo mencionan siguiendo la idea de la confesión.

Catecismo Mayor

P. 50. ¿Cómo se humilló Cristo después de la muerte?

R. La humillación de Cristo después de la muerte consistió en ser sepultado, q) en continuar en el estado de la muerte y bajo el poder de ésta hasta e1 tercer día, r) lo que ha sido expresado otras veces en estas palabras: Descendió al infierno.

Catecismo Menor

P. 27. ¿En qué consistió la humillación de Cristo?

R. La humillación de Cristo consistió en haber nacido, y esto, en una baja condición. Sujeto a la ley sufriendo las miserias de esta vida. La ira de Dios y la muerte maldita de la Cruz: en haber sido sepultado y en haber permanecido bajo el dominio de la muerte por algún tiempo.

Ahora veamos lo que dice el catecismo de las iglesias Reformadas en Holanda, el catecismo de Heidelberg.

44. Pregunta: ¿Por qué se añade: descendió a los infiernos?

Respuesta: Para que en mis extremados dolores y grandísimas tentaciones me asegure y me sostenga con este consuelo, de que mi Señor Jesucristo, por medio de las inexplicables angustias, tormentos, espantos y turbaciones infernales de su alma, en los cuales fue sumido en toda su pasión (a), pero especialmente clavado en la cruz, me ha librado de las ansias y tormentos del infierno.

A diferencia de los estándares de Westminster Heidelberg dice que el descenso a los infiernos en el credo de los apóstoles hace referencia a los sufrimientos de nuestro Señor en la Cruz.

Podemos concluir que en ninguna de las confesiones y catecismos se hace alusión a un descenso literal de nuestro señor a los infiernos. Según hemos visto también tanto Calvino, Luis Berkhof, Charles Hodge etc y creo yo la gran mayoría de los teólogos Reformados tampoco enseñaron tal cosa. Y ya que las Escrituras no enseñan un descenso literal, considero que la posición que más se acerca a lo enseñado en la Palabra de Dios es la expuesta en los estándares de Westminster, complementado obviamente con lo expresado en el catecismo de Heidelberg.

Termino esta entrada con los dos tratados en formato PDF.

Desarrollo del credo apostólico,
Tomado del Libro Teología Sistemática
Autor: Wayne Grudem
Paginas, 612 a 614


El descenso a los infiernos.

Tomado del libro El Credo de los Apóstoles (Manual del Maestro)
Autor: Humberto Casanova y Jeff Stam
Páginas  59 a 61.


Soli Deo gloria


bY LeMS

4 comentarios:

  1. Bendecidos: Gracias por la informacion. A mi al menos no me preocupa si fue o no literalmente al Infierno. Si lo dice la teologia o los teologos o los mismos Apostoles. sinceramente en nada me afecta saberlo. Lo importante para mi fue que me dio vida cuando yo estaba muerta en delitos y pecados y me dio salvacion.

    ResponderEliminar
  2. me parece hermoso reconocer que con Cristo tenemos vida y vida eterna, si fue o no al infierno no debe interesarnos, solo El es perfecto, poderoso y sabio. No hos hagamos sabios por nuestro entendimiento.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, siempre deseé conocer más acerca de esta afirmación en la Biblia. El título dice: "El descenso a los infiernos III", ¿Será que hay parte I Y II de este artículo? Pues me gustaría leerlos... Gracia y Paz de nuestro Señor Jesucristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano Walter Daniel.

      Aqui estan:

      Primera parte:

      http://inp-reformada.blogspot.mx/2013/01/el-descenso-los-infiernos.html

      Segunda parte:

      http://inp-reformada.blogspot.mx/2013/02/el-descenso-los-infiernos-ii.html

      Gracias por visitar el blog.

      Saludos

      Eliminar

Comentar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------