El Paralelismo en la Exegesis Biblica

Libro: Principios de Interpretacion Biblica.
Por Luis Berkhof.
Editorial Desafio.

EL PARALELISMO PUEDE SERVIR PARA DETERMINAR EL SIGNIFICADO DE UNA PALABRA.  

Esto se aplica especialmente al paralelismo sinónimo y al antitético. En el Salmo 7:13 leemos: (Asimismo ha preparado armas de muerte), que es aclarado por: (Y ha labrado saetas ardientes). En Isaías 46:11, el Señor dice que llama (desde oriente al ave) y luego lo explica en el paralelismo: (y de tierra lejana al varón de mi consejo). Asimismo en 2 Timoteo 2:13 Pablo afirma que Dios (permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo). La primera expresión explica la segunda, lo cual en Lucas 9:23 significa sacrificar los placeres y los intereses personales. En Proverbios 8:35 se lee:

(El que me halle, hallará la vida), pero en la oración antitética paralela, en el versículo siguiente se añade: (Mas el que peca contra mí, defrauda su alma). La primera explica la segunda y muestra claramente que el verbo jata’ (pecar) en este pasaje se usa de acuerdo a su significado original, es decir, (no dar en el blanco). Por tanto, una traducción alterna podría ser (más el que no da conmigo).

LOS PASAJES PARALELOS CONSTITUYEN TAMBIÉN UNA AYUDA IMPORTANTE.

Se dividen éstos en dos clases: paralelo verbal y real. (Cuando la misma palabra ocurre en una conexión similar, o con referencia al mismo asunto general, el paralelo se denomina verbal.… Paralelos reales son aquellos pasajes similares en los cuales el parecido o identidad consiste, no en palabras o frases, sino en hechos, asuntos, sentimientos o doctrina). Los paralelos verbales establecen puntos de uso lingüístico común, mientras que los paralelos reales sirven para explicar puntos de interés histórico, ético o dogmático. De momento, sólo nos referiremos a los paralelos verbales, que pueden servir para explicar una palabra oscura o desconocida. Es posible que ni la etimología de una palabra, ni la conexión en que se halla, sean suficientes para determinar su significado exacto. En tales casos, es de gran importancia estudiar los pasajes paralelos, en los cuales la misma palabra se halla en una conexión semejante, o con referencia al mismo asunto general. Cada pasaje consultado debe, por supuesto, ser estudiado en su propio contexto.

Al emplear la ayuda de pasajes paralelos, el intérprete debe estar seguro de que son realmente paralelos. Según lo que afirma Davidson: (No basta que se encuentre en ambos el mismo término o frase; debe haber similitud de sentimientos). Por ejemplo, entre Jonás 4:10 y 1 Tesalonicenses 5:5 no hay paralelo, aunque en ambos se halla la expresión (hijo de la noche) (en el texto hebreo y griego respectivamente); ni lo hay tampoco entre Proverbios 22:2 y 29:13, aunque a menudo son considerados como tales.10 Además, es necesario que la frase o expresión que necesita ser explicada sea más clara en un pasaje que en el otro, pues es imposible explicar un pasaje oscuro por medio de otro igualmente oscuro. Es caso innecesario hacer notar aquí que el intérprete debería guardarse cuidadosamente contra el error de tratar de ilustrar un pasaje perfectamente claro por medio de uno que lo es menos.

Este proceder lo siguen a menudo aquellos que están interesados en escapar de las afirmaciones de la Biblia.

Además, aun cuando pueden aportarse pasajes paralelos de cualquier lugar de la Escritura, es aconsejable observar cierto orden. El intérprete debería buscar paralelos, antes que todo, en los escritos del mismo autor, ya que, como señala Davidson: (las mismas peculiaridades de concepto y de expresión suelen repetirse en distintas obras procedentes de la misma persona). Además, las obras de los escritores contemporáneos deberían ser consultadas antes que los escritos de otros tiempos. Por último, el significado común nos dice que los escritos de la misma clase tienen prioridad sobre aquellos que pertenecen a clases diferentes.

Para ilustrar el uso de pasajes paralelos, distinguiremos entre los que son llamados así propiamente, y los que lo son impropiamente.

a. Paralelos de palabras, denominados así con propiedad. En Colosenses 1:16 leemos:

(Porque en él (Cristo) fueron creadas todas las cosas). En vista de que la obra creativa se le atribuye aquí a Cristo, algunos se han aventurado en la opinión de que la expresión (todas las cosas) (panta) se refiere a toda la nueva creación, pese a que el contexto favorece más bien la idea de que se trata del universo. Ahora bien, se plantea el problema de si hay algún otro pasaje en la Biblia en el cual se le atribuya a Cristo la obra de la creación, en cuyo caso la posibilidad de que se refiera a la nueva creación queda excluida.

Tal pasaje se encuentra en 1 Corintios 8:6, donde la frase ta panta se aplica a todas las cosas creadas, y se atribuye equitativamente la obra creadora al Padre y al Hijo. En Isaías 9:6 el profeta dice: (Porque un niño nos es nacido… y se llamará su nombre.… Dios fuerte (el-gibbor)). Gesenius no encuentra aquí referencia alguna a Dios, y traduce la frase como (héroe poderoso). Pero en Isaías 10:21 se emplea la misma frase en un contexto que sólo puede referirse a la Deidad. Juan 9:39 contiene la afirmación: (Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados). La palabra krima (juicio), por lo general, indica juicio de condenación; pero en este caso la cláusula final exige un significado más amplio, y surge la pregunta en cuanto a si alguna vez se usó esta palabra con tal significado. Romanos 11:33 nos ofrece la respuesta, pues la misma palabra tiene allí sin duda un significado general.

b. Paralelos de palabras o frases impropiamente denominados de este modo. Pueden ser considerados como paralelos impropios los que no tienen expresiones o palabras iguales, sino sinónimas. Aquellos casos en que una expresión es más completa en un pasaje que en otro, pueden también catalogarse dentro de esta clasificación. Ejemplos: En 2 Samuel 8:18 leemos: (… y los hijos de David eran los cojanim) (que se traduce generalmente como sacerdotes). Gesenius afirma que esta palabra significa siempre sacerdotes, pero Fuerst replica que puede significar príncipes o prefectos, en el significado político. Esta última opinión encuentra apoyo en el pasaje paralelo de 1 Crónicas 18:17, donde en una enumeración similar a la de 2 Samuel 8, leemos: … y los hijos de David eran los príncipes (ri’shonim).

En el evangelio de Mateo 8:24 leemos: (y he aquí que se levantó un gran seismos ). En griego, esta palabra significa (terremoto), pero el contexto parece indicar algo diferente, y esto lo confirman los pasajes paralelos de Marcos 4:37 y Lucas 8:25, donde se usa la palabra lailaps , que significa (gran tempestad de viento). Asimismo, en Hebreos 1:3 leemos: (… habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo) (di’ heautou).11 Esta expresión cargada de significado, di’ heautou, la explica el pasaje paralelo de Hebreos 9:26, que dice: (… por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado)

bY LeMS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------